viernes, 1 de mayo de 2020

El diseño por vocación


Un amplio abanico creativo

Al apreciar la obra del ilustrador, caricaturista y diseñador gráfico Luis G. Fresquet, podemos “respirar tranquilos” por la contribución que hace a las artes plásticas. Desde sus primeros trabajos, nos muestra un elevado nivel artístico. Advertimos su talento, más que por una determinada forma plástica, sino por la inventiva manifiesta en el carácter legible del contenido expresado que no se cristaliza en un “estilo propio”.

El artista es una individualización y también una partícula de su medio, de su patria, de su momento, de una cultura definida, lo que determina indubitablemente el lenguaje de su expresión.

martes, 28 de abril de 2020

Encuentro fortuito con el arte

Una breve historia, a modo de introducción, del libro Mi encuentro con el Arte


El comienzo: 

Día cero

6 de Noviembre de 1957
–¡Mira!, en lugar de estar molestando tanto a tus abuelos deberías imitar a estos niños... –me dijo mi tío mostrándome las páginas de un libro de pintura donde se veían a varios niños estadounidenses dibujando.

Le sonreí con cierta picardía y le contesté: –Esos dibujos lo pinta cualquiera...

–¡Vale! Ven conmigo a mi estudio. Miró a mi abuela y le dijo: –Mamá, desde hoy él tiene permiso para entrar a mi estudio.

Mi tío tenía su estudio en el segundo piso de la casa de mis abuelos. Era una habitación convertida en taller de pintura situada encima del garaje con una escalera privada. Para entrar teníamos que atravesar un pasillo que pasaba por la cocina-comedor –donde casi siempre estaba la abuela– hasta llegar al final. A la derecha había una puerta para entrar al garaje, un pequeño vestíbulo y la escalera privada del estudio. Era una especie de recoveco exclusivo de mi tío al que nadie estaba autorizado a entrar... excepto yo, desde ese momento.

–Mírame a la cara y pon atención a lo que voy a decirte –me dijo con tono serio pero con voz muy amable–. Señaló para un estante con muchos frascos de pinturas y pinceles... Continuó hablando: –Estos son los pinceles que puedes usar, las temperas y las cartulinas. No toques más nada. Cuando termines de pintar, vas al baño y lavas bien todos los pinceles. No ensucies el suelo del estudio... ¡Ah!, deja bien limpio el baño cuando termines. ¿Entendido?

–Sí –le respondí.

Día uno

2 de Noviembre de 1957
Mi tío era pintor, caricaturista, publicista y presidente de una agencia de publicidad que estaba en el piso 13 del edificio del Seguro Médico en la esquina de N y 23 en El Vedado, en La Habana. El estudio solo lo utilizaba para pintar. Ese día iba a llegar tarde al trabajo. Se marchó de prisa y yo comencé a dibujar. 

Estuve pintando toda la tarde sin parar hasta que se acabaron las cartulinas. Coloqué los dibujos en el suelo como si fuera una alfombra, bajé la escalera y me tropecé con mi abuelo en el comedor.

–¡A ver, quítese esas ropas y dese una ducha! –me ordenó– Y no olvide llevar la ropa sucia a la lavadora. 

Me miré en el espejo del baño, tenía la camiseta manchada de pintura, las manos y la cara... Regresé corriendo al estudio y comprobé que todo lo había dejado muy limpio.





Día dos

Parado en el dintel de la puerta del estudio, mi tío miraba atentamente mis dibujos sin decir ni una palabra. No entró a la habitación. Me miró con una sonrisa en el rostro y me dijo: 

–Tengo que traer un crítico de arte. Deja todos los dibujos en el suelo hasta mañana.

Bajamos la escalera y entramos en el comedor. Ahí estaban mis abuelos y mis otros dos tíos sentados a la mesa esperando por nosotros para comer. Mi abuelo preguntó a mi tío:

–¿Qué opinas de sus dibujos? 

–¡Vaya nieto que tienes! –exclamó mi tío. –Me ha sorprendido con sus pinturas. Mañana hablaré con un especialista en arte plásticas.


Día tres

Así que eres tú el artista más joven de la familia Fresquet. ¿Me muestras tus dibujos? –me preguntó.

miércoles, 13 de noviembre de 2019

Crónica: El genuino arte de "Chamaco" por Waldo González López


«[…] el diseño de las portadas de los libros de Luis G. Fresquet para Ediciones Universal, ha colocado a la editorial al mismo nivel artístico de Plaza & Janés, de España.»

Guillermo Cabrera Infante

Ante todo, te preguntarás, ciberlector: ¿Quién es Chamaco?, ¿es artista?, ¿por qué genuino arte? Estas y otras preguntas te las responderé enseguida, apenas leas mi crónica de hoy.

Chamaco —para los escritores cubanos y para otros de diversos contextos que han hermoseado sus libros con la particular impronta del multiarte de este multicreador —es el nombre artístico de Luis G. Fresquet (Regla, La Habana, 1946), un genuino innovador plástico, porque en él se fusionan, en lúcida mixtura, sin confundirse, el pintor, el dibujante, el ilustrador, el diseñador y el caricaturista, sabia combinación por la que ha devenido, desde décadas atrás, uno de los más connotados poliartistas cubanoamericanos.

LOS ORÍGENES

Tras dos años de la inauguración de su primera exposición en la Galería de Cinema La Rampa, poco antes de cumplir 12 años, ya a los 14 aprendía dibujo y diseño gráfico en el departamento creativo de una publicitaria, cuando su tío le pidió que leyera su escrito que publicaría en el suplemento humorístico El Pitirre del diario La Calle.

viernes, 1 de noviembre de 2019

Mi arte, un recorrido por la obra de un artista de las Artes Plásticas


“Luis G. Fresquet (Chamaco) deja su impronta en todo lo que realiza, como un Rey Midas: sus ilustraciones para los libros de literatura infantil, así como sus caricaturas y diseños, lo corroboran”, escribió el poeta, escritor y crítico literario Waldo González en un artículo para una revista. 

Fresquet, quien comenzó a pintar a los 11 años, ha obtenido, a lo largo de su trayectoria, más de veinte premios por sus ilustraciones que han sido disfrutadas en importantes exposiciones y libros en España, Bélgica, Portugal, Canadá, Mexico, Estados Unidos, Cuba, entre otros países. 

El presente libro es una recopilación de su obra. No están todas sus pinturas, ilustraciones, caricaturas y diseños, pero son suficientes para mostrarnos el camino recorrido por un artista plástico cubano comenzando por su primera pintura infantil de 1957 hasta llegar a sus últimos diseños para portadas de libros y revistas. Así se nos presenta Luis García Fresquet, con la ingenuidad de un niño y el talento indiscutible de un avezado maestro de las Artes Plásticas.

A LA VENTA EN AMAZON

Edición en español
Mi encuentro con el arte










lunes, 22 de octubre de 2018

Radamanto es la fábula más divertida del año

Radamanto es la fábula más divertida del año

Radamanto, o el viejo que salió de un pozo colonial está escrita en una prosa musical y juguetona, que se desliza de lo ingenioso culto con referentes mitológicos al lenguaje coloquial, sin el menor esfuerzo. A Radamanto lo encuentra Anita sentado en el pozo, y en vez de seguir su camino, se detuvo a preguntar. Y allí empieza esta hilarante y enloquecida aventura que me sanó de mis dolores, alejó mi angustia y me hizo sonreír. Que conste que no es Radamanto sino Anita, una niña de doce años con novio, la verdadera estrella de este historia para adolescentes, y para adultos también. “Mi novio, Darío… nació congénitamente pegado a sus patines… quiere ser microbiólogo y descubrir el gen de la tontería,” dice ella.

Marcia Rodríguez Prieto, narradora y poeta, es la autora de esta novelita genial que pareciera pero no es tan inocente, porque de vez en cuando le hace un guiño irónico a la vida esperpéntica y kafkiana que viven y padecen los cubanos. Al final, al juez Radamanto lo casan con Hortensia, pero antes, quiere volver al inframundo. “Es mi país”, se disculpa. “¿Y para que vas a volver?”, preguntó Paco, “allí no debe quedar nadie. Los ejecutivos se largaron. ¿Tu solo vas a gobernar un país en ruinas?”

No dejen de leer a Radamanto, se divertirán. Estoy seguro que hasta al propio Shakespeare le habría encantado escenificar esta comedia cubana y universal en el Teatro Globo.

Benigno S. Nieto, 
escritor, poeta, novelista y ensayista.

Pulse aquí para leer: Portafolio del Libro
____________________________________________________________________________________


Radamanto o el viejo que salió de un pozo colonial


El Infierno está en crisis.Todos los directivos han desertado y Radamanto, juez del Inframundo, busca desesperadamente sustitutos que bajen con él para regir el mundo de los muertos. Así sale, a través de un pozo colonial, a la casa de Ana María, una adolescente habanera con la cual vivirá durante toda una Semana Santa. Radamanto o el viejo que salió de un pozo colonial es una noveleta para adolescentes que se adentra en varias problemáticas sociales de la Cuba actual con una pícara sonrisa imaginativa. Marcia Marina Rodríguez Prieto (Cabaiguán, Sancti Spíritus, Cuba, 1974). Narradora, poeta y periodista. Ha publicado Fabulina y otras rimas (2001, Editorial Globo, Islas Canarias), Las memorias de Pascualito Pascual (2004, Editorial Extramuros, Cuba), Un hada en el siglo XXI (2007, Editorial Oriente, Cuba), ¿De papel? (2008, Editorial Luminaria, Cuba). Cuentos suyos aparecen en las antologías Cuentos a caballo, Mucho más cuento y Un, dos, tres, fantasmas a correr. Rodríguez Prieto ha sido galardonada en varios concursos nacionales.

PULSE AQUí PARA COMPRAR EN AMAZON

_______________________________________________________________________

sábado, 9 de diciembre de 2017

LIBROS INTERACTIVOS PARA NIÑOS Y NIÑAS A LA VENTA EN AMAZON.


LIBROS INTERACTIVOS PARA NIÑOS Y NIÑAS A LA VENTA EN AMAZON.

UN REGALO PERFECTO PARA LOS NIÑOS EN LAS NAVIDADES

Para comprar, pulsa aquí:


Si aún no te decides a comprar, pero está interesado en estos libros para tu hijos y quieres ver algunos ejemplos del contenidos de los mismos, pulsa en los siguientes enlaces y disfruta del placer de ser niño otra vez: